Fantasías, relatos, Sin categoría

Descubriendo a Miguel

Tengo un grandísimo deseo de llegar a tu casa, y besarte nada más traspasar la puerta, quitarte la ropa justo cuando entremos a tu habitación, comerte entera durante mucho tiempo, y penetrarte cuando más lo desees, por delante, por detrás, y por donde me dejes, y me permitas.

Tengo el enorme deseo de poder hacer de todo contigo, eso si tú me lo permites y actuar con total libertad sin que nada ni nadie nos interrumpa, desde la entrada de tu casa y, en todos sitios. Y deseo que me recibas desnuda, recién duchada con el pelo y el cuerpo recién mojado para lamerte toda llena de gotas de agua, no quiero que te eches cremas ni perfumes, deseo sentir tu sabor y tu olor natural.

Tengo un grandísimo deseo de darte el máximo placer y recibirlo claro. Tengo el inmenso deseo de hacerte guarradas, es más me apetece. Y sobre todo jugar… Pero sobre todo, tengo muchísimas ganas de saborear esa humedad de tu sexo y penetrarte…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s